Un alicantino por montañas catalanas.Un alicantino por montañas catalanas.
 Joaquín Terrés Joaquín Terrés
Estas en » Un alicantino por montañas catalanas. » Archivo de Relatos » Octubre 2012 » Montserrat. Perdidos Entre Agulles, Frares Y Santos
lunes 15 de octubre de 2012, 18:29:11
Montserrat. Perdidos entre Agulles, Frares y Santos
Tipo de Entrada: RELATO | 3510 visitas

...los paisajes, lugares y vistas de Montserrat, en el recorrido del día, han sido espectaculares, increíbles y extraordinarias. Es una sierra preciosa, magnífica, única… es la Montaña Mágica...

Gran vuelta desde Can Maçana


     La idea de volver a Montserrat ya me rondaba desde hace tiempo. La experiencia de la primera salida por tan espectacular sierra fue eso: espectacular (Montserrat: vuelta y subida a Sant Jeroni). Y aprovechamos la salida que organizaba nuestro amigo Paco que, aunque no era un recorrido convencional, si podría ser muy interesante. Así pues el pasado domingo 30 de septiembre, Anna, yo y otras 16 personas, nos encontramos en Can Maçana para comenzar la actividad.

     Pero como suele ocurrir al principio de cada actividad, no sabíamos como iba a salir o finalizar ésta, a primera vista sencilla y “dócil”, marcha; y la verdad es que en el transcurso de la actividad, no teníamos idea de que acabaría como acabó. Quizás debo de añadir algunas palabras sobre el comportamiento de algunos que salen a la montaña sin tener en cuenta a quien llevan detrás o quienes les siguen: cualquiera podemos conocernos las sierras, cualquiera podemos estar fuertes para estar horas y horas arriba y abajo por la montaña, o cualquiera podemos atrevernos a pasar por lugares escarpados con pasos temerarios e incluso peligrosos… pero ¿y si vamos con un grupo de gente? Solamente hay que tener un poco de sentido común, conocer las limitaciones de la responsabilidad que conlleva guiar a gente que no sabes si podrán seguirte por aquellos sitios por los que quieres meterte; un poco de compañerismo, de pensar en los demás y saber que lo que puede ser divertido y extraordinario para ti, puede ser una pesadilla para tus compañeros, tus acompañantes...

Can Maçana    Les Agulles nubladas

Cogemos el G.R.-172


     Dicho todo esto, comenzamos la actividad con una interesante charla de Paco sobre el pequeño valle que llega al Coll de Can Maçana desde El Bruc, y que fue escenario de aquella importante emboscada que les hicieron los catalanes a los invasores franceses con victoria de estos primeros. Historia de la tierra. Véase “El Timbaler del Bruc”. Después emprendimos la marcha hacía la sierra envuelta por esas fantasmagóricas y húmedas nubes cimeras, por el G.R.-172 en dirección al Monasterio de Montserrat que la cruza por su vertiente norte y pasa por sus tremendas, espectaculares, sorprendentes, fascinantes… paredes y agujas. Es una sierra mágica, la montaña mágica, y que su sola visión en la lejanía ya te deja boquiabierto, imagínate recorrerla entre sus escondidos y vertiginosos pasillos, paredes, escondites. Increíble. Siempre me sorprenderán las formas de esta sierra, tan magníficas como únicas y magníficas.

     El G.R. sigue al principio por un camino muy bien indicado. Después se convierte en senda y se adentra bajo las magníficas paredes dels Frares y otras agujas. Pronto nos acercamos a La Foradada: un agujero triangular que atraviesa la pared de la montaña, terminada por otra roca casi suspendida en el aire como una erguida cabeza de un enorme mono: La Cadira. Extraordinario. Entre la exuberancia de la senda, subimos por una empinada senda a la derecha en busca de las altas bases de las paredes de las agujas. La idea es hacer una ruta entre éstas agujas: Els Frares. Pero más arriba se hace imposible avanzar: el día de ayer, sábado, estuvo lloviendo todo el día, y la empinada senda estaba muy resbaladiza y enfangada. Aparte había que cruzar zonas de roca pulida y aún mojada, la cual hacía peligrosa la ascensión. Paco había previsto utilizar una cuerda como de pasamanos en los lugares más resbaladizos y expuestos, y la llegó a sacar en un corto tramo de subida junto con otra cuerda fija las cuales ayudaban a pasar una roca incrustada en la senda.

Anna en dirección a Les Agulles  El murallón de Les Agulles


     Debíamos de bajar, volver a la senda principal (G.R.) y seguirla hacía el este… otro día lo intentaríamos por este temerario recorrido. Llegando a dicha senda, Paco previó una gran vuelta por la Sierra de Montserrat, pero creo que no tan larga e intrincada que como resultó. Seguimos la senda y pasamos justo bajo la gran roca que parece medio suelta: La Cadira. Una roca en forma de silla gigantesca. Aquí las rocas, con un poco de imaginación, se parecen a cosas conocidas, por ello los visitadores, lugareños y geógrafos les han dado nombres curiosos, según dichas formas: la Momia, La Cadira, el Elefante, el Gorila… Fascinante.

     Pasado La Cadira la senda sigue paralela por la ladera norte de todas las paredes de la sierra, en dirección este, sin bajar ni subir demasiado, hacía las proximidades del Monasterio de Montserrat. Arriba e izquierda quedaban los formidables murallones y agujas romas de Els Frares. Extraordinario. A la derecha y mirando hacía el norte, toda la falsa llanura entre La Noia, El Bages y el Vallès Occidental, exceptuando la Sierra de l’Obac y la de Sant Llorenç del Munt. Hacía el noroeste una urbe imponente, Manresa. Abajo nuestro sigue una carretera: es la que va de Can Maçana hacía Monistrol de Montserrat. El día, aunque medio nublado por nubes que van, vienen, se quedan y se van, es de una visibilidad agradecida; pero siguen enganchadas muchas de ellas en las agujas y picos más altos de la sierra.

La Cadira  Delante Els Frares Encantats

Las cimas de Montserrat nubladas


     En todo el recorrido del G.R. nos encontraremos con postes señalizadores de canales y recorridos hacía el interior y parte superior de Montserrat: Els Frares Encantats, Canal del Miracle, Canal de la Font del Llum, Canal de Sant Jeroni, Santa Cecilia, Canal del Pou del Gat, Pla de la Trinitat, Tebaida… A la vez observaremos como van desfilando esas lisas paredes, picos, agujas altas, desafiantes y romas, canales… sobre nuestras cabezas. Dejamos Els Frares y aparece la espectacular y formidable aguja del Cavall Bernat. Impresionante. Más adelante el Mirador del Moro con sus antenas y antigua casa motor de un teleférico, y las inmediaciones del Sant Jeroni y sus verticales agujas que lo rodean, después de pasar bajo sus paredes, quedando a nuestras espaldas. Fantásticas imágenes. La senda es fácil y cómoda, pero a veces pasa por lugares intrincados de roca resbaladiza, con escalones y barandilla, y por la espectacular exuberancia de la vegetación que, en su gran medida en parte del recorrido, te impide admirar, más allá de sus ramas, la majestuosidad de Montserrat. En el grupo hay mucha gente con diferentes marchas, y cada dos por tres debemos hacer una parada de reagrupación… los primeros llevan un buen paso.

     Paco decide no coger ninguna de las canales que suben al interior de Montserrat. Las condiciones de las mismas pueden ser igual de incómodas y peligrosas que en Els Frares; y opta por seguir el G.R.-172, girando hacía el Pla dels Ocells. Esto hará que la marcha se alargue considerablemente y vallamos de un extremo al otro de la sierra prácticamente. Abajo aparece otro templo, construcciones religiosas: la iglesia de Santa Cecilia pegada a la carretera y en un punto donde la senda se acerca mucho a ella, y más abajo y al oeste el Monasterio de Sant Benet; magnífica construcción, con su hermosa torre de tejas rojizas y de amplias ventanas.

     Giramos. Y vemos otra parte de Montserrat. No hay que dejar el G.R. a pesar de otras maltrechas sendas e indicaciones (muy cerca, en un poste de la luz, la indicación hacía La Teresina). Las nubes se siguen agolpando a este lado de la sierra, sobre sus agujas y paredes verticales, más y más murallones inexpugnables, colmados de agujas, picudos torreones que desafían las leyes de la física. Impresionantes. Más exuberante e invasora vegetación, y más impresionantes agujas verticales, desplomadas, de punta roma. 

 

Siguiendo el G.R.-172  Pasos resbaladizos en la senda

Giramos en el recorrido


     Otro descanso en otro excepcional mirador de la senda; otro reagrupamiento, y más adelante pasamos bajo la figura de El Elefante. El cual no todo el mundo afina con su imaginación al descubrir su trompa, cabeza, orejas… con el descontento de Kike y Paco que la reafirman y contemplan mientras caminamos. Le damos la vuelta por su base. Y al poco tiempo paramos en el Plá de La Trinitat muy cerca de las ruinosas construcciones de la misma, las cuales algunos aprovechan para visitarlas.

     ¡Una casa colgada entre los verticales conglomerados de Montserrat! vertiginosa visión, curiosa construcción que hace nos paremos a contemplarla en un claro de la senda. Increíble y magnífico a la vez. Al poco tiempo el giro se completa con la visión de las picudas torres que forman el conjunto de La Magdalena (la más alta) y los otros torreones con nombre de santos que la acompañan. ¡Esto ya me suena! Estamos muy cerca de las inmediaciones del famoso Monasterio de Montserrat. Sobre nosotros y a la derecha quedan La Momia y La Preñada, agujas y torreones de conglomerados con formas similares a las de sus nombres. Hermoso.

Arriba el Cavall Bernat  Detrás el Serrat y Mirador del Moro, y el Cavall Bernat

Plá de La Trinitat  Al fondo La Magdalena


     Después de dejar de subir y adentrarnos un poco más en el interior de Montserrat, nos acercamos al Refugio-Ermita de Sant Benet. Y bajo ésta, la zona que llaman Tebaida, a unos 940 mts. (según poste señalizador). Al completar el giro paramos en un espléndido mirador con barandilla de hierro sobre el que se encuentra, encajonada entre las verticales paredes conglomeradas, el fabuloso Monasterio de Montserrat, el cual no lo habíamos visto hasta llegar a dicho mirador. Estamos muy cerca de él. Ya era hora de tomar algo, comer algo. Fotos, vistas y preguntarnos por donde volveremos a los lejanos coches en Can Maçana. Estamos en el punto de inflexión de recorrido, ahora solo queda volver al punto de partida por otro camino, por el interior de Montserrat… no sé si Paco sabría que la vuelta no serían ni 2 ni de 3 horas calculando la distancia y caminos a elegir para llegar a los coches. Descanso, comida, vino, café con leche y hasta Liga intentó echarse una siestecilla.

     Reemprendemos la marcha. Ahora cogemos la senda camino del Plá dels Ocells. Pasamos por el Pla de Santa Anna; por aquí ya pasamos en la vez anterior (Montserrat: vuelta y subida a Sant Jeroni). Hay más turistas, más curiosos visitantes del Monasterio que se atreven a adentrarse algunos metros en la sierra, con zapatos y vaqueros. Comienza un tramo de lastimeras escaleras de cemento y a la vez vemos a esos intrépidos escaladores como asolan las paredes rugosas de las agujas y lomas rocosas de Montserrat. Paraíso para escaladores.

     Pla dels Ocells. Yo conozco la bajada por el Camí del Rei hasta la Vinya Nova, pero Paco quiere adentrarse un poco más en la sierra, seguir un poco hacía el oeste por el interior de la misma para no coger demasiados caminos, y bajar por unos lugares que desconozco y no recuerdo el nombre. La idea no era acercarse a la base del pico más alto de Montserrat (Sant Jeroni), pero la dirección de la caminata nos indicaba que así era, y de broma, al salir del Pla dels Ocells camino de Sant Jeroni, así lo bromeaba yo: “A que pasaremos y  subiremos al final al Sant Jeroni”.

La Momia y La Prenyada  Abajo el Monasterio de Montserrat

Saliendo del Plá dels Ocells  Camino de Sant Jeroni


     Las fuerzas ya fallaban a Anna, David… el sobreesfuerzo hacía mella en ellos. La marcha estaba siendo más dura y larga de lo pensado, planeado… pero muy bella en sí. Pasando por el interior de esa espesa y bien conservada vegetación que nos encontramos en este camino a Sant Jeroni, el grupo se estiraba más; debía parar a los de delante para que los de atrás los pudieran coger y descansar. No me canso de admirar y repetir lo fabuloso de la exuberante vegetación en este tramo entre el Pla dels Ocells y las proximidades de Sant Jeroni. Un cuidado y espectacular bosque de encinas y árboles frondosos.

     Llegamos a un cruce. Ya vamos a cruzar la sierra para bajar por el lado opuesto por el que andamos a la ida, al otro lado de las agujas cimeras de la misma. Pero vemos que Sant Jeroni queda a 25 minutos según el poste señalizador. Para lo que queda me atrevo a sugerir la conquista de éste en un sobreesfuerzo y carrera relámpago, después cogeríamos al grupo; nadie me sigue excepto David Luís. Y los dos corriendo por la reconocida senda pasamos junto a la Ermita de Sant Jeroni, admiramos y hacemos fotos de la sierra ya a más altura, y en poco tiempo subimos por las extenuadas escaleras que nos llevan a la cima y estupendo mirador del pico Sant Jeroni (1.236 mts.). El esfuerzo es recompensado por las admirables vistas y la inconfundible miel del éxito al llegar a una cumbre. A pesar de las nubes medias y altas (ya han desaparecido las bajas que cubrían las agujas), la visibilidad es extraordinaria; y bajo las negras nubes al noreste se divisan las montañas del Montnegre, El Corredor, Montseny… y más cercana Sant LLorenç del Munt y la Serra de l’Obac. Permanecemos poco tiempo en el mirador de la cima. Unas guiris (irlandesas o islandesas, según David Luís) nos hacen las fotos de cumbre, y yo me deleito al apuntar con mi cámara hacía casi todos los puntos cardinales. Extraordinario.

Vistas desde la cima del Sant Jeroni  Joaquín Terrés y David Luis en la cima del Sant Jeroni

Vistas hacía el oeste de Montserrat desde la cima del Sant Jeroni


     Bajamos como hemos subido, corriendo cuando nuestras piernas y corazón lo permitían; y aprovechamos un atajo para llegar al collado por donde debían de pasar el resto del grupo: el Coll de L’Abarda. Kike nos espera allí, y se sorprende al contemplar que bajamos por otro camino diferente al que habían utilizado el grupo. Aunque David Luís era reticente a utilizar atajos que no conociéramos, la dirección del mismo daba la evidencia de que desembocaría en el camino de bajada elegido por el grupo: el Camí dels Francesos.

     Bajamos ligeros y enseguida pillamos al grupo entre la exuberante vegetación. La senda parece marcada con pintura blanca y amarilla, pero hay muchos recorridos en esta sierra y cualquier indicación por fácil que se vea podría llevarnos por “el mal camino”. Algo más abajo Paco nos espera en un cruce de sendas. En lugar de seguir hacía abajo y seguir el Camí dels Francesos, nos desviamos a la derecha y oeste. Primer error para salir de la sierra. Paco decía: “cogemos éste por que cuanto más hacía la derecha y oeste vayamos, más nos acercaremos al lugar donde se encuentran los coches”. Una apreciación que en más del 50% no se cumple. “No por coger el camino más recto, es el más corto”, pensaba yo; y le explicaba mis experiencias y conocimientos, que luego fueron concluyentes, a David Horts que bajaba, medio cansado y lesionado, de los últimos, sobre el guiar y elegir el camino más adecuado. Todo esto sin saber si han consultado el mapa, aquellos que van en cabeza, alejados del resto del grupo, y por ello sin poder diferir en sus decisiones.

     Dicho y hecho. La senda, el recorrido escogido, en lugar de bajar y salir de la sierra, lo que hace es girar hacía el norte e interior, de nuevo, de la misma, e incluso subir algo de altura. A la vez las escarpadas vertientes por la que discurre dicho recorrido y algunos pasos “entretenidos” en ella, hace que nos retrasemos más y vayamos más lentos, a parte del cansancio acumulado. La dirección del recorrido veíamos se aproximaba al Coll del Migdía, en la columna vertebral de la sierra y más cerca del G.R.-172 (camino de ida) al otro lado del coll que bajando a la base sur (Vinya Nova, Can Jorba…) el cual se suponía era el plan. Si la idea de aquellos que guiaban al grupo y abrían el recorrido, era la de ver otros perfiles y aspectos sorprendentes, bellos, increíbles de Montserrat, lo consiguieron; si iban buscando o siguiendo un recorrido para salir pronto de la sierra y llegar a tiempo a los coches, fueron muy, muy mal encaminados. De hecho el “supuesto error”, nos hizo perder mucho tiempo y ya se iba haciendo muy tarde perdidos en las entrañas de Montserrat.

Detrás el Coll del Migdía  Anna bajando al Torrent del Migdía


     Pero poco tiempo antes de llegar al Coll del Migdía, la senda volvía a girar y bajar hacía el lecho del Torrent del Migdía y cambiar de dirección hacía la izquierda, hacía el sur. Mejoraban las condiciones del camino (menos encrespado) pero para salir de la sierra tendríamos que hacer como si desandáramos lo recorrido. Veía compañeros que consultaban mapas, por lo tanto habían mapas para poder asegurarnos que seguíamos el camino y dirección ideal. Pero de aquellos que encabezan la marcha seguíamos sin saber nada de ellos, sin tener contacto con ellos, para poder debatir el recorrido que todos seguíamos ciegamente. Mientras, bajamos por el fondo del torrente esquivando en ocasiones la enmarañada vegetación siempre presente, sana y vigorosa. Vemos un cartelito: “Els Plecs del Llibre”.

     Hasta que, metidos más abajo en el fondo del Torrent del Migdía vemos como se estrechaban sus paredes, alzándose y verticalizándose, y convirtiéndose en una verdadera garganta, un verdadero cañón sin la salida que no fuera la misma dirección del torrente, tanto para arriba como para abajo. Seguimos y el torrente hace una curva terminando en un espectacular precipicio de roca lisa y vertical. Existe un equipamiento de la pared, unas cadenas, reuniones para hacer rápeles… nos han metido en el Juego de La Oca. El Juego de La Oca, según Paco, es una de las vías ferratas más difíciles de Montserrat ¡¿Cómo íbamos a bajar por ahí?!

     La indignación fue tal que explotó la rabia por la impotencia de seguir a aquellos dos (de cuyo nombre no hace falta que me acuerde) que ya se habían perdido entre las verticalidades del lugar mientras bajaban sin esperarnos, sin debatir y sin preocuparse. Nos paramos. No podemos seguir. La gente, el grupo ni está preparado ni equipado para tal bajada… ¡¿a quien se le ocurre?! Uno de ellos sube para indicarnos por donde podemos bajar “nosotros” (el resto del grupo), aquellos que abrían la marcha, que se supone nos guiaban por la desconocida (para la gran mayoría de nosotros) sierra, habían decidido bajar por donde ellos querían sin tener en cuenta la opinión o capacidades del grupo.

Cartel hacía Els Plecs del Llibre  Torrent del Migdía cerca del Juego de La Oca


     Decidí coger el mapa de Anna de Granollers, y viéndolo junto con Paco decidimos retroceder Torrent del Migdía arriba hasta un cruce de sendas, con ambas salidas tanto a la derecha como a la izquierda. Intentaríamos volver al Camí dels Francesos, y ya por fin controlaríamos el recorrido nosotros.

     Más tiempo perdido dentro de la misma tardanza del perdido recorrido. Pero pronto llegamos a dicho cruce, muy señalizado, después de pasar por otra “vía de escape” que quedaba a la izquierda según remontamos torrente arriba. Ahora subimos y dejamos el lecho del Torrent del Migdía hacía la derecha y en dirección oeste hasta cruzarnos con el Camí dels Francesos en el Coll de l’Ajaguda. Ya vemos la salida, ya vemos la planicie que queda al sur de Montserrat, solo tenemos que bajar hacía esa planicie, dejando a la derecha la misma Agulla de l’Ajaguda.

     La senda es vertical y muy larga, pero esperanzadora y directa. Carlos me preguntaba al llegar al Coll de l’Ajaguda cuando vio la otra senda de bajada (Camí dels Francesos), si debíamos seguir ésta. Ahora la salida estaba clara, la tenía clara y el grupo se sentía más seguro si era yo, que iba con ellos, el que llevaba las riendas del recorrido… en lugar de aquellos dos. El día se acababa, el sol casi se ponía al oeste entre nubes y el horizonte, y la oscuridad y las sombras alargaban su mano con un paisaje cálido y simpático. Hermoso. Un apresurado corredor como salido de la nada, nos adelanta pidiendo paso con el chirrido de las piedras que suelta y pisa.

Buscando el cruce de sendas en el Torrent del Migdía  Coll de l’Ajaguda


     Por fin salimos de la sierra. Llegamos al llano de los pinares de los alrededores de la sierra entre El Bruc y Collbató. Llegamos a un camino entre Vinya Nova y Can Jorba ¡El rodeo ha sido tremendo! Son las 7 de la tarde. Se hace de noche. Estamos todos. A la vez una pareja llega a la curva del camino donde desembocaba la senda del Camí dels Francesos, justo detrás nuestro. Paco se apresura a pedirle el favor al joven de que nos lleve en su coche hasta Can Maçana; pues tenía le coche aparcado justo en la misma curva.

     De esta manera desistimos de llegar a Can Maçana caminando, después de 10 horas de incansable recorridos, con pocas paradas reales en el mismo, por la laberíntica Montserrat. El resto del grupo siguió camino abajo hasta la cercana Vinya Nova donde después les recogeríamos cuando rescatáramos los coches.

Por fin bajamos de la sierra


     Despropósitos aparte, los paisajes, lugares y vistas de Montserrat, en el recorrido del día, han sido espectaculares, increíbles y extraordinarias. Es una sierra preciosa, magnifica, única… es la Montaña Mágica, es la belleza de agujas altas, desplomadas, de puntas romas con formas extraordinarias e imaginarias… con su toque de perfiles conglomerados. Monstruos, figuras, personas y cosas petrificadas como gigantes en las raíces de la tierra, para la eternidad, contemplación y admiración del hombre y del Universo. Extraordinario. Mágico. Hermoso.

Croquis del recorrido

 

Punto verde 1:     Lugar donde dejamos el Camí dels Francesos.

Punto verde 2:     Lugar donde volvemos a coger el Camí dels Francesos.

Punto verde 3:     Cruce de la senda con el camino Vinya Nova-Can jorba.

Punto rojo:           Juego de La Oca.

 

      

Agulles y Frares Encantats



     Al domingo siguiente, 7 de octubre, Paco decide intentar de nuevo la actividad original de Agulles i Frares. Esta vez crea dos eventos, en sábado 6 y domingo 7, para que no tener una aglomeración de gente como el domingo pasado; ya que cruzaremos lugares y pasos interesantes con cuerdas fijas, cadenas y mini ferratas. Por ello la gran mayoría de la gente salió el sábado y este domingo solo éramos 5 personas en total: Paco, Yolanda y dos amigas de ella, y yo.

     Poco después de las 9’15 salimos por el mismo camino y senda del domingo anterior en busca de la impresionante sierra. Hoy no hay nubes y hace, ya de buena mañana, un calorcillo inhabitual para la fecha; pero un día claro y alentador. Al fondo vemos clara y espectacularmente el murallón de Les Agulles con La Foradada y La Cadira a la izquierda. La posición del sol esta vez hace que las veamos ensombrecidas como si ocultaran un secreto, un misterio, su magia.

Saliendo de Can Maçana


     Antes de postrarnos ante el murallón de la sierra, giramos en un cruce señalizado por un poste, hacía la derecha y sur. Estamos en el Collet de Guirló, e iremos como si fuera al Refugio Vicenç Barbé.
Paco me explica que pasaremos junto a una de las agujas que se ven más a la derecha: La Portella. Es una senda que va ganando altura poco a poco en dirección a las agujas de la derecha, y hacía un paso entre ellas.

     Llegamos a La Portella y hay que subir por una estrechez de la sierra casi medio trepando por las piedras conglomeradas de la montaña. Esto será solo el aperitivo y predecesora de lo que nos íbamos a encontrar. Arriba, en La Portella, hay mucha gente. Una excursión con niños y todo. Una de las chicas no se encuentra cómoda en la actividad. Le habían informado mal. No se trataba de un “paseo por Montserrat”, todo lo contrarío. Con lo cual quería volverse al coche, y las otras dos la acompañaron. Quizás, una de las normas más evidentes en la montaña es “saber a donde voy”. Es importante conocer la actividad que se va a realizar, y no llevarte sorpresas desagradables después, tanto para el que participa como para el que la organiza.

     Paco y yo decidimos seguir. Desde La Portella subimos ahora en dirección norte como si fuéramos a conquistar todas Les Agulles. Hay pasos escabrosos, escalones, “trepaditas”… no es pasear por Montserrat. Y sobre todo seguiremos las marcas de color rojo; a veces casi invisibles, escondidas como los propios giros del recorrido y de los intrincados perfiles del mismo.

Paco y las chicas descansando antes de subir a La Portella  Subiendo a La Portella


     A partir de aquí, saber a ciencia cierta, ahora, hoy, por donde hemos ido en un mapa, puede ser más que inexacto, un prodigio. Es un laberinto de agujas, collados, torrentes, laderas empinadas… y la senda, el recorrido, pasa entre ellas como si de una verdadera prueba se tratara, una prueba de orientación, destreza, fuerza, paciencia, entereza.    

     La descripción de la ruta puede ser tan monótona como indescriptible como espectacular: subir, bajar, subir, bajar, abrirnos paso entre la exuberante vegetación que existe de aguja a aguja, asomarnos a los abismos entre las agujas, admirándolas con sus perfiles altivos, inexpugnables, desafiantes, desplomados… espectaculares. Muchas fotos pero pocas paradas; vamos los dos solos y no tenemos que hacer las paradas de rigor. Vemos a algunos escaladores; las agujas están habitadas. Espectaculares imágenes de aquellos que intentan conquistar lo que parece inconquistable.

     Tenemos que llegar al Portell Estret o Coll de Les Agulles, y aquí se acabaran las marcas rojas y la zona de Les Agulles. Cruce de recorridos en un poste señalizador: Coll de La Portella, Can Maçana, Refugio Vicenç Barbé. Veo los cartelitos de las rutas: la 8 de color rojo (supongo que por la que veníamos) y la 7 de color azul (supongo que la que debíamos coger ahora); Les Agulles y Els Frares Encantats.  

Joaquín Terrés en la primera cuerda fija del recorrido  Paco y una de Les Agulles

Joaquín Terrés en mitad de Les Agulles


     En general la dirección que llevamos es la de oeste, entre vueltas, revueltas y giros; por la escabrosa y laberíntica columna vertebral de la sierra. Cabe resaltar los bosquecillos frondosos y asombrosos que sujetan la vertical y poca tierra que hay entre las conglomeradas agujas con sus raíces; las cuales te ayudan en muchas ocasiones a poder pasar por ese terreno resbaladizo por el liso conglomerado y las abundantes hojas secas. Impresionante. Seguimos pues las marcas de color azul, y de nuevo vemos grupos de escaladores abriendo vías, iniciando a otros compañeros, disfrutando de un magnífico día de escalada, de un espléndido y soleado día.

     Dejamos atrás Les Agulles. Y en un mirador las observamos y admiramos como un conjunto independiente de agujas y torreones del resto de la sierra; separadas del conjunto de Els Frares Encantats por La Canal Ampla. Ahora nos recorremos Els Frares Encantats, nombre que señala la inconfundible obsesión religiosa que provocaba las formas mágicas de Montserrat… ¿Quizás para esconder, manipular y aplacar el simbolismo mágico, espiritual y terrenal (pagano) de la misma?

Paco en el Portell Estret o Coll de Les Agulles  Escalando en Les Agulles

Paco metiéndose por   Joaquín Terrés saliendo de


     Seguimos con la misma tónica: trepadas, chimeneas, bajadas vertiginosas, pasos estrechos… muy entretenido, bonito y espectacular. No nos hemos cruzado con muchos montañeros por estas intrincadas rutas, solo escaladores encaramados a las agujas. De repente vemos a uno solitario que hace la misma ruta pero al revés y pide consejo a Paco, y después a un numeroso grupo justo en otra chimenea (paso estrecho entre las agujas), donde hay una cuerda para poder superarla. Anteriormente hemos pasado por lugares muy similares, con sus cuerdas fijas, entre Les Agulles.

     Esperamos. Es la primera parada larga que hacemos. Hacemos cola y aprovechamos para comer algo (salvo un pequeño plátano no tenía nada en el estómago en todo el día). Después de pasar todos, pasamos nosotros superando la chimenea. Poco más arriba, avanzando más en el recorrido, otro curioso paso: ayudados por otra cuerda fija, debemos superar una chimenea que está, en su parte más alta, interrumpida por una atorada roca que forma un pequeño túnel, una pequeña cueva, por la que hay que entrar para superarla.

     La gente de delante se quitan las mochilas y las pasan subidas por un cordino que han traído, por encima de la roca. Después de que pasan todos, nosotros nos quitamos las mochilas y las pasamos por el agujero arrastrándolas delante nuestro. Al llegar a la entrada del agujero, parece que no sea posible colarse por él; pero pegando la espalda a la pared entras de lado sin problemas. Entretenido, curioso y divertido.

Joaquín Terrés bajando por la 1º cadena hacía el Coll del Port  Joaquín Terrés bajando por la 2º cadena (via ferrata) hasta el Coll del Port


     Poco más arriba la gente de delante se espera y nos deja pasar; después de superar otra chimenea con su correspondiente cuerda fija. Es un grupo numeroso y van más lentos. Lo siguiente es bajar al Coll del Port para acabar ya esta fascinante y espectacular travesía por Els Frares Encantats. Pero la bajada es la más “entretenida” de todas: bajamos por una vertical chimenea cogidos a una cadena gruesa y resbaladiza, franqueada por pasos y agarres en las rocas, corta pero que requiere atención; que casi termina en una pared lisa vertical equipada de barras de hierro que hacen de escalones, agarres de hierro y otra larga cadena. Éste último paso es el más largo, expuesto, entretenido y más equipado de todos.

     Poco más abajo de esta última “vía equipada” llegamos al plácido Coll del Port. Ya terminamos y salimos del laberinto de agujas y torres de la parte este de Montserrat. Espectacular, impresionante, única, magnífica e irrepetible en cualquier otra montaña conocida. Nombrar o acordarte, sin mirar un mapa, los nombres y perfiles, como su propia personalidad, de cada aguja y pináculo, sería después de un trabajo de franca memoria y de espectacular obsesión montserratina. Desde El Loro, La Monja, Els Bessons… todos vistos y admirados sin conocerlos, sin presentaciones ni saludos, pero con una especial desconocida admiración, como cuando reconoces la belleza de aquello que no conoces. Hermoso. Es la Montaña Mágica.

Joaquín Terrés abajo de la 2º cadena (via ferrata) hasta el Coll del Port  Al otro lado de Els Frares Encantats

La vía ferrata de la 2º cadena de bajada al Coll del Port  Arriba quedan las torres de Els Frares Encantats


     Desde el Coll del Port salimos a la vertiente norte de la sierra; como si hubiéramos superado su murallón, su frontera natural, y bajamos, por la izquierda, en busca del G.R.-172. Las vistas de esas paredes y agujas son muy espectaculares desde esta senda de bajada. Estamos bajo sus paredes, casi en su misma base. La vegetación también es importante, bella, frondosa y exuberante en muchas partes que la recorre. Pero no podemos dejar de mirar hacía arriba, hacía las cúspides sobre las lisas y desplomadas paredes. Impresionante.

     Ya vemos más gente, padres y niños, y domingueros que se recorren el G.R. sin rumbo fijo o de paseo. Pasamos bajo La Cadira y seguimos en dirección oeste, ya en el G.R., hacía donde aparcamos los coches, en Can Maçana. No paro de mirar hacía arriba y no paro de impresionarme. Hay escaladores en alguna larga pared. Paraíso de escaladores y aventureros.

     Aún tenemos fuerzas para trotar unos minutos por la senda mientras salimos de la sierra, esquivamos algunos excursionistas y desgastamos nuestro aliento. Pasamos por el Collet de Guirló ya de vuelta, y vuelvo a hacer fotos hacía el mismo impresionante lugar del murallón de Les Agulles, pero esta vez con diferente y mejor luz; no me canso de admirar esta montaña y de hacer cientos de fotos. Llegamos a Can Maçana, terminando aquí la estupenda y excitante actividad montañera. Ahora, para celebrar el estupendo y caluroso día que hemos tenido de montaña, una cervecita y una clarita en el Bar Anna de El Bruc. Lugar de encuentro de montañeros, escaladores y lugareños.

Bajo Les Agulles  Volviendo a Can Maçana


     Que puedo decir que no he descrito ya para concluir… ya no caben muchas palabras. Solo cabe repetir para intentar encontrar expresiones nuevas para elogiar y exaltar a esta maravillosa sierra. La Montaña Mágica. Montserrat.

Croquis del recorrido

 

Puntos amarillos:       Collados, según seguimos la dirección del recorrido. 1º punto: La Portella,

                                    2º punto: Portell Estret o Coll de Les Agulles, 3º punto: Coll del Port.

 

Puntos rojos:            Cuerdas fijas, cadenas y vía ferrata, según seguimos la dirección del recorrido.

                                  1º y 2º punto: cuerda fija, 3º punto (3 cuerdas fijas seguidas, "la cueva"),

                                   4º punto: cadena, 5º punto: cadena y vía ferrata.

 

 



Álbums de Fotos relacionados:



Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook