Un alicantino por montañas catalanas.Un alicantino por montañas catalanas.
 Joaquín Terrés Joaquín Terrés
Estas en » Un alicantino por montañas catalanas. » Archivo de Relatos » Octubre 2011 » Les Agudes Por Els Castellets, En El Montseny.
sábado 22 de octubre de 2011, 11:20:26
Les Agudes por Els Castellets, en el Montseny.
Tipo de Entrada: RELATO | 2 Comentarios | 3222 visitas

...el bosque por el que ando ahora es increíble. Aún en mi solitaria marcha, me veo acompañado por esos espíritus del bosque que hacen te des la vuelta de vez en cuando para mirar el sonido, el ruido, el movimiento del bosque, las hojas, los matorrales... Hayas fabulosas, eternas, hermosas y enormes asolan la senda. Bosques oscuros, frondosos, vivos y resplandecientes de energía llenan el lugar...

     Hacía tiempo que sabía de esta excepcional subida y me atraía la idea de subir por una cresta a una de las máximas alturas del Montseny. Claro que también aprovecharía para hacer un recorrido por lugares cercanos y escondidos que esta magnífica montaña nos ofrece.

     En una de las últimas salidas a la montaña lo comenté a mis amigos de Cúspidis y Enrique me dijo que me diera prisa en hacerla, supongo que por las peores condiciones meteorológicas y de la montaña que me podría encontrar cuanto más entrado estuviera el otoño. Así que este pasado sábado 15 propuse esta ruta en Cúspidis para realizarla. Viendo el mapa decidí enlazarla también con la subida al próximo Turó de l’Home (máxima altura del Montseny) y un bello recorrido por sus hermosos y bien cuidados bosques.

     Sobre las 10 de la mañana salgo del Plá del Mon en el Àrea de Les Ferreres, donde hay un parking muy amplio para dejar el coche y comienza la ruta, más cercana, para subir al pico Les Agudes por Els Castellets. El otoño comienza mal y tarde; a los árboles les cuesta tirar sus hojas secas; pero hoy está el día nublado: las frías nubes abordan los picos más altos y algunas laderas boscosas del Montseny. El paisaje es bucólico y melancólico, a la vez que fresco y desalentador.

Comienza la senda hacía Els Castellets  Hayedo hacía Les Agudes


     Poca gente sale del parking en dirección a esta parte de la montaña, y los compañeros con los que he quedado no llegan, con lo que decido salir solo. No tengo ni idea de donde comienza la senda, y pregunto a una pareja con dos perros que me dicen el camino exacto. Y con estas señas y mi maltrecho mapa de Alpina restaurado y encontrado en mi primera visita al Turó de l’Home, comienzo mi aventura por estos terrenos casi alpinos.

     La senda es clara; solo hay que seguir las marcas o más bien manchas rojas. En árboles, rocas... se ven muy bien y claras las manchas rojas sin una forma definida. Aparte la senda está muy bien marcada, y en los pocos cruces que nos encontramos con otras sendas o caminos, vemos dicha marca roja para saber hacía donde ir. Los colores del bosque, del hayedo, son preciosos, verdes, amarillos, naranja, rojos... el otoño viste de colores un bosque que poco a poco pierde sus hojas. Hermoso. La senda que me lleva hasta el pié dels Castellets está plagada de encantadores rincones. No hay nadie ahora. Estoy solo entre la niebla de la montaña y los espléndidos bosques; solo la pareja con los dos perros rompen el silencio agradecido y equilibrado de esta viva naturaleza.

     Poco a poco se van escarpando los lugares por lo que pasa la senda. Aunque desafortunadamente las nubes me impiden ver las paredes y lugares por las que treparé para llegar a la cima de Les Agudes. Después del Coll Sacíureda de Dalt, el siguiente collado sin nombre, es donde comienzan las trepadas. Las marcas rojas siguen por las escarpadas laderas de la derecha de la montaña y yo decido seguir ya cresta arriba, justo por sus puntos más sobresalientes de la misma, por el mismo filo. Eso, después de ver a un montañero que se adentra, en solitario como yo, por los mismos lugares. La pareja con sus perros siguen las directrices de las marcas rojas.

Empieza la cresta  Joaquín Terrés iniciando la cresta

Trepando por Els Castellets  Joaquín Terrés junto a las nubladas paredes  Últimas trepas hasta Les Agudes


     Creo que para empezar, me he metido por la peor de las escaladas de la cresta, no marcada en la misma. El montañero solitario me observa desde arriba, pero él no ha trepado por el paso en el que me encuentro. Me reúno con él más arriba, y a partir de entonces comenzaremos a subir juntos mano a mano. Dá la casualidad de que él, como yo, no ha subido nunca Les Agudes por Els Castellets; y a la vez somos los únicos en la cresta en este día.

     Nos cruzamos a veces con las marcas rojas, y algo más arriba y en medio de la pared seguimos otras marcas amarillas, que son las de las trepadas dels Castellets. Siempre por el filo de la cresta. La subida la hacemos un poco fantasmagórica, por culpa de las nubes y niebla no vemos las trepadas que dejamos atrás ni las paredes ni escarpes que vienen... parecerá interminable.

     Me doy un golpe en la rodilla en un lugar sin peligro con la roca que me deja cojera. Pero no va más allá de lo que es. Más arriba vemos a un padre con sus dos hijos, y a otros que bajan casi por el mismo sitio por donde estamos subiendo. Las trepadas no son difíciles; algunas aireadas y temerosas, pero con práctica en escalada y montaña son fáciles y entretenidas.

Bajando del primer castellet  Marc que sube y gente que baja

La familia por la cresta dels Castellets  Marc junto a los abismos dels Castellets


     Por fin llegamos al final de Els Castellets y a la fría cima de Les Agudes (1.706 mts.). Tomamos algo, nos hacemos la foto de cumbre y nos despedimos: yo sigo hacía el Turó de l’Home y mi nuevo amigo, Marc, vuelve al coche por el sendero normal. Le doy mi mail para pasarnos las fotos y quien sabe si coincidiremos en otra montaña.

     Para ir al Turó de l’Home es muy fácil: solo tengo que seguir la senda en dirección casi contraría a la que hemos subido, como siguiendo el cordal cimero de la montaña, y al llegar al Coll de Les Agudes seguir el G.R.-5 que recorre dicha loma por la derecha. En este mismo collado se puede bajar por una senda, a la izquierda en dirección a la Font de Briançó, por la que luego pasaré, y acortar el recorrido.

A por el último Castellet  Cumbre de Les Agudes


     Las nubes siguen cubriendo la loma de enfrente a la izquierda, es el Turó de l’Home, mientras recorro la fácil senda del G.R.-5. Enseguida llego al Coll Sesbasses. Lo reconozco de la última vez que estuve aquí; y en poco tiempo llego a la gris, fría y muy visitada cumbre del Turó de l’Home (1.706 mts.). Después de la foto de cumbre y estar un momentito disfrutando del frío momento de cumbre, decido bajar en busca de la Font de Passavets entre el hayedo Fageda Gran y un minúsculo bosquecillo de abetos al que llaman l’Aveteda. Pero no encuentro el enlace del G.R. hacía esta dirección. Con lo cual decido desandar el camino y volver al Coll Sesbasses, y una vez aquí veo las indicaciones hacía la Font de Briançó y la de Passavets. Sigue en dirección a Les Agudes, pero enseguida, la senda que se dirige a Les Agudes, en un cruce, comienza a subir por la ladera, y la otra sigue bajando en dirección al bosque. Ya no hay señales de G.R., ahora marcas, manchas rojas solamente.

El Turó de l'Home cubierto  Cumbre del Turó de l'Home


     El bosque por el que ando ahora es increíble. Aún en mi solitaria marcha, me veo acompañado por esos espíritus del bosque que hacen te des la vuelta de vez en cuando para mirar el sonido, el ruido, el movimiento del bosque, las hojas, los matorrales... Hayas fabulosas, eternas, hermosas y enormes asolan la senda. Bosques oscuros, frondosos, vivos y resplandecientes de energía llenan el lugar. Me encandilo con estas hermosas hayas, que van cambiando de color, se le van cayendo las hojas, y de un verde acaban en un marrón pasando por toda una gama de colores intensos, bellos, brillantes... Desde luego, la mejor parte verde y viva del recorrido. Me encantó esta parte del Montseny. De vez en cuando un claro me deja ver todo el manto verde, boscoso, frondoso y hermoso que llena todo el lugar, el amplio lugar: al fondo Santa Fé del Montseny, y a la derecha y enfrente, veo el bosquecillo de abetos con sus características formas y color verde oscuro intenso muy reconocible ¡Hermoso!

     Solo hay que seguir las marcas, manchas rojas: de senda a camino, de camino de nuevo a senda, ancha, estrecha, pero siempre siguiendo las rojas, y por en medio del espléndido y fabuloso hayedo. Oigo voces. Estoy llegando a la Font de Briançó. Hay un grupo reunido con el cual ya me he topado antes o bajando de Les Agudes, o entre las mismas y el Turó de l’Home. Para no estorbar en la intimidad del grupo, parado junto a la fuente para almorzar, y no parar mi marcha hasta un punto concreto, apenas me detengo y sigo hayedo hacía abajo, hasta toparme con la carretera asfaltada que va de Santa Fé al Coll de Sant Marçal. “¿Donde estoy?”. Un cercano cartel: “Coll de Te”; una casa grande junto al comienzo de una pista que sale de esta carretera... Estoy en el lugar que llaman El Convent, en el mapa Alpina. He bajado muy directo y bien por la ladera suroeste de la mole de Les Agudes, pero la Font de Passavets me la dejo sin visitar, queda ya fuera del recorrido. Por lo que se ve, alguno de los caminos que me crucé en la bajada, y que sale en dicho mapa, me hubiera llevado, hacía la derecha, hasta dicha fuente. Pero está muy bien, el recorrido está quedando perfecto.

Haya con tronco retorcido  Magníficos ejemplares de hayas  Font de Briançó

Me interno en el hayedo  Increible hayedo bajo Les Agudes


     Ya son las dos del mediodía y decido pararme a comer que ya es hora. Junto al edificio de El Convent, el Faig Gros, y la pista me siento sobre un tronco cortado, con la única y solitaria compañía de los magníficos árboles y el susurro del fresco viento. El Faig Gros es un haya que sobresale por su grandeza, en medio de este bosque mixto de coniferas y hayas. Guardián de la pista, me indica el camino a seguir.

     A partir de aquí seguiré los caminos y pistas que recorren, paralelos a la carretera, la falda del Montseny, pero más por debajo del mismo asfalto. Sigo ésta pista ancha hacía el norte, atajando una cerrada curva, hasta la Font del Conill; lugar donde cojo un deshecho y salvaje camino de herradura sin uso, a la izquierda, y luego derecha, poco antes de otra cerrada curva de la pista. Sin pasar por la Font de Sant Joan y de nuevo hacía el norte. El amable susurro del agua al caer rompe el silencio junto a la Font del Conill.

El Faig Gros y El Convent  Helechos secos en el camino


     El camino que recorro ahora está plagado de helechos secos que contrastan su amarillo, claro y muerto color con el verde, oscuro y vivo de los casi abetos pinos “alpinos” del lugar. Hace tiempo que no llueve y la humedad habitual en estos bosques ha desaparecido, aunque no es nada bueno para las especies vegetales del lugar, hace la caminata más cómoda y refrescante. De repente, al fondo sobre las copas de los árboles en los pocos rincones que se abre el cielo sobre mi, sobresalen las crestas dels Castellets de Les Agudes como si se tratara de una fortaleza normanda que se yergue dominadora entre las nubes que aún la abordan e inundan y que hace que su imagen sea más alpina, más enigmática, más imponente... Hermosa.

     Después de atravesar dos rieras con algo de agua, sobre todo el Sot de Les Agudes (que baja del mismo macizo), el maltrecho y poco transitado camino desemboca en otro más ancho, justo en una cerrada curva del nuevo camino. Aquí me equivoco: mi idea era bajar hacía la derecha y seguir por otros caminos hasta el que más cerca desembocara en el lugar donde tengo aparcado el coche, en el Plá del Mon en el Àrea de Les Ferreres, pero cojo el mismo hacía arriba e izquierda; y me doy cuenta al corto tiempo por lo rápido que voy subiendo y la siguiente curva tan cerrada, con la que no me debería encontrar, en el camino por el que quería seguir. Miro el estupendo mapa de Alpina, y me doy cuenta de la equivocación... ¿Qué hago?

Entre las copas entrevé Els Castellets  Los escarpados Castellets de Les Agudes
    

       Sin ganas de bajar y volver, me interno a la derecha, monte, bosque a través, bajo las cortantes, secas y abundantes ramas del bosquecillo de pinos, en diagonal, en busca de otro camino que termina, o aparece, en las cercanías y que me llevará hacía el objetivo pensado y planeado. La sombría umbría de este inclinado bosque, sin camino ni senda ni rastro a seguir, junto con los abundantes matorrales, que una vez sales de estas sombras, te encuentras... hace que puedas cuestionarte la correcta decisión tomada. Pero al poco tiempo, una reconocida planicie alargada perpendicular a la pendiente de la ladera de la montaña y horizontal, hace que te alegres por encontrar un camino perdido entre los salvajes obstáculos. Pocos metros después, el camino invadido por la vegetación habitante de la montaña y casi sin reconocer, se limpia, y amplia poco a poco dando la visión de un bello camino a seguir. Justo en las libres pendientes de sotobosque, aparecen grandes rocas graníticas entre las jóvenes hayas que empiezan a surgir, entre ellas la Roca de La Cambra. Un nuevo y espectacular hayedo, lindo, de suaves pendientes y suelo rojizo almohadillado por las abundantes hojas secas, y el nuevo camino, encontrado, hacen las maravillas de la vida de esta montaña. Ahora comprendo por que es Reserva de la Biosfera por la UNESCO; es un tremendo ser vivo con infinitas, diferentes partes, esta magnífica montaña del Montseny.

Hayedo de la Roca de La Cambra  Terminando por otro espectacular hayedo

     Un último agradable, sosegado, solitario y simpático paseo por otro hermoso hayedo, acompañado solamente de la energía de los árboles del bosque, de las hayas, y la paz que transmiten al caminar por rincones como éste, antes de salir a la carretera. Arriba y llegamos a la citada carretera, donde termina este bello camino que atravesaba, de nuevo, hermosos parajes de vida. Sigo por la orilla de la misma hacía la derecha y norte hasta llegar, en poco tiempo, al ansiado lugar donde tengo el coche. Por suerte, se toca poco el asfalto en este delicioso recorrido por el Montseny.

     Termino esta especial aventura, con algo de trepadas, con algo de inmenso bosque, acompañado y en solitario, cruzando senderos llenos de gente y caminos solitarios... una muy bella actividad, ascensión, excursión... un lugar hermoso, magnífico, espectacular. Realmente es una actividad para recomendar, repetir y volver a disfrutar... bellos y grandiosos los bosques del Montseny.

 

Croquis de la ruta

 



Álbums de Fotos relacionados:

2 Comentarios
Enviado por Zodiaco el lunes 24 de octubre de 2011

“¡Menuda envidia! Se ve muy bonito el halledo en esta época del año. Sin duda es un estupendo itinerario, el más espectacular de todo el Montseny, todo un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por cierto, para llegar a la font de Passavets, deberías haber tomado el GR en el aparcamiento final de la carretera, entre el Turó de l´Home i el Puig Sesolles. También podías haber llegado hasta ella desde la Font de Briançó. Felices montañas.”
Enviado por el lunes 24 de octubre de 2011

“Hola zodiaco. Pues todavía no has visto las fotos...La idea era haber bajado a la Font de Passavets, pero no encontré la indicación adecuada o clara, y con la niebla... y desde la Font de Briançó seguí las únicas marcas que habían, las rojas; como ya describo en el relato, supongo que algunos de los caminos que crucé, sin marcas o señales, me hubieran llevado hasta dicho lugar. Pero la marcha quedó bien. La próxima vez, con visibilidad, bajaré por donde dices a Passavets. Un saludo.”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook